Fortaleciendo el viaje

Las relaciones diplomáticas entre lo que hoy son México y Alemania se iniciaron en la época colonial y, actualmente, Alemania es el principal socio comercial de México en la Unión Europea; mientras que México es el mayor socio de Alemania en Latinoamérica, con un intercambio comercial principalmente de sectores como industria automotriz, aeroespacial, farmacéutica y perecederos, acumulando a mayo de 2020 más de 7,621 millones de dólares.

En este contexto, Lufthansa Cargo es uno de los enlaces entre ambas naciones al conectar a México con Frankfurt, incluso, “fue fundamental en el desarrollo de la industria automotriz en Puebla, con vuelos desde el aeropuerto de dicha entidad a Europa”, recuerda Fernando Gómez, analista independiente del sector aéreo.

Actualmente esto ha evolucionado. “Somos una estación importante. El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) es la quinta estación fuera de Alemania con capacidad para cinco cargueros”, comenta Frank Nozinsky, director de ventas y manejo, México, Lufthansa Cargo.

Esto, pese a que, al primer semestre de 2020, la aerolínea reportó un manejo de carga de 13,870 toneladas, -18.30% que en el mismo ciclo de 2019, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, como consecuencia de la disminución de vuelos derivado de las medidas de seguridad ante la pandemia por COVID-19.

“Antes en México operábamos 17 vuelos semanales, ahora solo operamos tres que conectan al AICM con Frankfurt, no tenemos vuelos, por ahora, desde Cancún”, señala Nozinsky.

“Nueva normalidad”

En tiempos de “nueva normalidad”, en la que la humanidad se está adaptando a vivir con el virus latente, Lufthansa Cargo busca fortalecer los lazos entre México y Alemania, así como el resto de Europa, analizando opciones.

“Cada crisis tiene su oportunidad, y en ésta es el momento para simplificar procesos y ser una industria más paperless”, señala Nozinsky, ya que disminuyendo los papeles a través de procesos electrónicos será más fácil el embarque, seguimiento, paso por aduana y entrega de la carga aérea.

Además de apoyar al manejo de productos que no son embarcados de manera regular, como animales vivos, ya que, en el caso de Lufthansa, ha incursionado en el traslado de caballos desde el AICM hacia Frankfurt.

Otro sector que aportará a continuar con el intercambio comercial aéreo es el de carga a temperatura controlada, de acuerdo con Gómez. “Es una carga especializada que pocas aerolíneas pueden manejar ya que requiere infraestructura especializada”, comenta.

Si quieres conocer más acerca de esta historia que forma parte de las páginas de la RevistaT21 de septiembre, consulta este link.

Comenta y síguenos en Twitter: @Irale1427 / @GrupoT21