Eliminación del Fondo para Cruces Viales Ferroviarios podría elevar accidentes

Por Evangelina del Toro

La eliminación del Fondo Nacional de Seguridad para Cruces Viales Ferroviarios tendrá un impacto negativo para la población en general, ya que podría elevarse el número de accidentes ante la falta de un buen mantenimiento a la infraestructura. Tan solo en 2019 se registraron 900 incidentes relacionados con este transporte.

Con 242 votos a favor, 178 en contra y 7 abstenciones, la Cámara de Diputados aprobó en lo general el dictamen que reforma y deroga 109 fideicomisos, mismos que representan más de 68 mil millones de pesos, recursos que serían dirigidos al sector salud para hacerle frente a la pandemia por COVID-19.

Jesús Francisco López Molina, director de Relaciones Institucionales de la Cámara de la Industria de Transformación (Caintra) de Nuevo León, mencionó que este instrumento se originó para enfrentar una realidad del país, en donde el 80% de los accidentes de tránsito que involucran al ferrocarril se registra en las zonas urbanas.

“Se deja sobre la mesa todas las oportunidades que tenemos para contar con una mejor convivencia urbano- ferroviaria, para salvar muchas vidas, mejorar la conectividad del sector y de permitir que opere de una manera más continua”, dijo.

Recordó que con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el 24% de todos los accidentes ferroviarios se dan en la zona metropolitana de Nuevo León, en donde Monterrey cuenta con 192 cruces.

Aunque consideró insuficientes los recursos, que este año eran de 141 millones 950 mil 651 pesos para 10,000 cruces, ya que los estados solo recibirían 14,000 pesos, sin embargo, se resolvía parte de la problemática, la cual le corresponde al Gobierno federal.

Benjamín Alemán Castilla, socio fundador de Alttrac, comentó en entrevista con T21 que desaparecer los fideicomisos, en general, fue una mala idea, aunque para el sector dichos recursos abonaban a la reducción de accidentes y siniestros viales en vías férreas, por lo que, no tenerlos podría llevar a un deterioro en la infraestructura de este sistema.

“Si dejamos que la infraestructura se vaya deteriorando, las condiciones van a ser peores incrementándose la probabilidad de que ocurran más accidentes. Era un fideicomiso que hacía mucha falta. En el país nunca se había invertido en mantenimiento y equipamiento de los cruces a nivel, siendo uno de los principales puntos de accidentes y también la falta de mantenimiento y señalización”, dijo.

Explicó que no solo se trata de barreras automáticas y semáforos ferroviarios, sino también de mantener la carpeta asfáltica alrededor de las vías, señalización vertical y horizontal adecuada, iluminación, entre otras acciones.

Mencionó que los cruces más peligrosos en el país se encuentran en Guadalajara, Monterrey, Ciudad de México y su área metropolitana, en donde, dijo, han ocurrido accidentes derivados de una señalización deficiente.

El diputado panista, Carlos Elhier Cinta Rodríguez, mencionó que al desaparecer el fideicomiso, se perjudica a lo que viene después, ya que las ciudades siguen creciendo y, por consiguiente, se contarán con más cruces ferroviarios irregulares.

“La vocación del fideicomiso era preventiva y correctiva. Ahora, ¿de dónde va a salir ese dinero? Al no existir este, no puede entrar dinero ni de los municipios, ni del estado, ni de los concesionarios. Esta decisión es muy atropellada y hay otras maneras de rescatar los recursos. Se habla de corrupción en todos, pero no hay una denuncia”, dijo.

Jesús Francisco López Molina consideró que, con su reciente creación, al fondo no se le dio la oportunidad de “madurar”, era una solución natural a un problema de varios años, tenía un esquema novedoso administrado por la agencia.

“Si hablamos de evaluar el fondo ferroviario hay una injusticia, porque solo se evalúo en sus primeras etapas, ni siquiera dejamos que madurara”, opinó.

El Fideicomiso del Fondo Nacional de Seguridad para Cruces Viales Ferroviarios fue creado en diciembre de 2017, como parte de las atribuciones de la Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario (ARTF) que fue la encargada de emitir las reglas de operación del fondo.

Su creación tuvo como objeto apoyar el financiamiento de la construcción, mantenimiento y operación de la señalización, sistemas de alerta y de obstrucción de tráfico automotor y peatonal, cuando el tránsito se realice al interior de zonas urbanas o centros de población, considerando que existen 7 mil 900 cruces a nivel en el Sistema Ferroviario Mexicano, de los cuales más de mil son irregulares.

Estaba integrado por aportaciones de la Federación, de las entidades federativas y sus municipios, los concesionarios ferroviarios y, en su caso, de otras entidades públicas o privadas, máximo en un 25% por cada parte.

En junio pasado, durante el Parlamento Abierto sobre el Fondo Nacional De Seguridad Para Cruces Viales Ferroviarios realizado en la Cámara de Diputados, la Asociación Mexicana de Ferrocarriles (AMF) recordó que este instrumento era el único proyecto que existe en materia de seguridad ferroviaria en toda la red y contribuía al cumplimiento del Objetivo 2 del Programa Sectorial de Comunicaciones y Transportes 2020-2024, en el aspecto de sustentabilidad y seguridad vial.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), durante el 2019 se registraron 669 arrollamientos de vehículos, hubo 215 lesionados y 94 muertos. Por la velocidad y la capacidad de carga, el tren no puede frenar con facilidad, tarda 1.5 kilómetros en detenerse totalmente.

Comenta y síguenos en Twitter: @evandeltoro / @GrupoT21

  • Consulta la edición electrónica de la revista T21 de octubre en este link
  • Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21
  • Solicita tu suscripción a la revista impresa en: suscripciones@t21.com.mx