Afectan aranceles a lácteos

MÉXICO DF.- De acuerdo con los industriales de productos lácteos, el desabasto nacional de leche y las compras de artículos terminados que no pagan aranceles, han disparado las importaciones en el sector.

Ignacio Lastra, presidente del Consejo de Alimentos y Bebidas de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), dijo que es más atractivo importar porque la materia representa un freno para la producción, ya que se desarrolla a través de cupos de importación, mientras que los productos terminados están libres de arancel.

"Esto ocasiona políticas encontradas, porque mientras los productores buscan mejores ingresos, la leche es insuficiente y es imposible importar porque se maneja con cupos y los productos terminados entran libres de arancel y es más difícil competir", declaró.

La presencia de productos lácteos importados como queso, yogur y leche se ha incrementado 10.9% anual en los últimos 4 años, provocando el cierre o fusión de 30 empresas nacionales y la pérdida de más de 900 empleos directos, advirtieron industriales. De ese total de negocios 20 eran empresas productoras de queso y 10 de lácteos, y cada firma generaba 150 empleos directos e indirectos.

Los industriales consideran que el sector vive un proceso de concentración económica y desventajas competitivas.Empresas como Chalco, Caperucita, Nochebuena, Latinlac, Leche Kuin y Peregrina han desaparecido o se han unificado con las grandes firmas como Lala, mientras que Chilchota es la única mexicana que sigue en el mercado.

Datos de la Secretaría (Ministerio) de Economía revelan que en lo últimos 4 años, la entrada de leche y productos lácteos ha registrado un crecimiento promedio anual del 10.9%, situación que se ha traducido en déficit comercial de 788.6 millones de dólares en 2004, cuando en 2000 era de 512.3 millones.

Una investigación de REFORMA revela que el total de leche disponible en el País es de 14 mil 500 millones de litros, de los cuales 32.5 por ciento provienen del exterior y 67.5 por ciento es producción nacional. El consumo nacional depende más del exterior en las leches evaporadas, donde 7 de cada 10 se compran en otros países. Para el caso de los quesos, ante el estancamiento de la producción en el periodo, las importaciones repuntaron 8.2 por ciento cada año entre el 2000 y el 2004. Se estima que de cada 10 quesos consumidos, 4 se importan, al igual que en el yogur.

Advierten que hay sectores, como es el caso del yogur con cereales o las bebidas lácteas, que está dominado por las importaciones o las empresas transnacionales, mientras que la industria nacional pierde terreno.

Para Pedro Adalberto González, director general de Industrias Básicas de la Secretaría de Economía, el alza en las importaciones no representa el desplazamiento de la producción nacional, ya que en volumen las compras de yogur de 2000 a 2004 pasaron de 971 toneladas a mil 148, según la encuesta industrial mensual del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

Raúl Riquelme, presidente de la Cámara Nacional de industriales de la leche (Canilec), coincidió con que las compras de productos terminados han aumentado porque llegan a mejores precios.

"Tan sólo la producción de leche fresca nacional es de 9 mil millones de litros y se tiene un déficit de 30% para abastecer la demanda, y además hay que tomar en cuenta que el crecimiento de la demanda de yogur, queso, bebidas lácteas es de 15%, mientras que el crecimiento de la producción es de 3 o 4%", destacó Riquelme.

Fuentes del sector denunciaron que tiendas de autoservicio como Wal Mart o Comercial Mexicana comercializan leche envasada en Chile y Uruguay como marca libre.

El funcionario de Gobierno mostró su preocupación ante la falta de materias primas que genera la importación del producto terminado, por lo que dijo que ya buscan soluciones, ya que la compra de leche en polvo es controlada hasta 2008 cuando se libera el comercio con Estados Unidos, para que los productores nacionales se preparen para la apertura.