API Manzanillo y Ferromex determinan afectación en operaciones portuarias

En reunión urgente convocada esta mañana por la Dirección de la Administración Portuaria e Integral (API) del puerto de Manzanillo, se determinan las posibles afectaciones que podría traer el descarrilamiento del tren ocurrido el 29 de agosto pasado en el Km 1-495, entre Fernández y Alzada Colima.

Hasta el momento, diez de los 20 vagones de un convoy de la empresa Ferromex que descarrilaron en ese tramo, han sido reincorporados, pero el resto sigue afectando el paso del tren.

Por lo pronto, el director de API Manzanillo, Jesús Orozco Alfaro; el de Operaciones, Omar Lepe Vasconcelos; el encargado de Comercialización, Alejandro Arturo Meillon Galindo; Juan Carlos Córdova Estrada, al frente de la gerencia de Planeación; así como directivos de Ferromex y operadores portuarios sostienen una reunión para determinar en qué medida podrá afectar las operaciones.

La carga que sale del puerto por ferrocarril no es muy grande, el mayor número es de operación de contenedores y esa carga sale por autotransporte,

declaró una fuente de API Manzanillo.

Sin embargo, SSA México confirmó que tiene alrededor de mil 300 TEUs (contenedor de 20 pies) parados que tendrían que ser transportados por ferrocarril.