La ruta efervescente de las bebidas en México

Grupo Modelo y Heineken, las dos cerveceras con mayor participación en México, comunicaron en febrero de 2018 la apertura de sus nuevas plantas en Hidalgo y Chihuahua, respectivamente, para producir 19 millones de hectolitros anuales. A la par, miles de bebidas eran envasadas para ser distribuidas en toda la República Mexicana y otras latitudes.

A más de un año del anuncio, las procesadoras de cebada están arrancando operaciones, mientras que las principales embotelladoras continúan lanzando nuevos productos, una oportunidad para el autotransporte en México, pero con desafíos.

Datos de Cerveceros de México indican que el país es el cuarto productor en el mundo y ocupa el primer lugar en exportaciones. En 2018 se procesaron 80.28 millones de hectolitros de cerveza, un aumento de 4.5% respecto del año anterior y de 33% comparado con 2011.

En tanto, se exportaron 39.5 millones de hectolitros, 19% más a diferencia de 2017, mientras que las importaciones pasaron de 2.6 millones de hectolitros a 2.8 millones en 2018.

También lee: Moda y logística, esencia de Grupo Axo

La nueva planta de Heineken proyecta producir seis millones de hectolitros anuales, mientras que Grupo Modelo estima 12 millones, lo que para el autotransporte significa más viajes, condición que los orillará a comprar nuevas unidades o hacer más eficiente su flota.

“Este crecimiento no es de la noche a la mañana, pero también hay que decir que las plantas nuevas más que elevar la producción están siendo más eficientes”, comenta Gerardo Jiménez, Director de Autotransportes Pilot.

Aunque la industria crece como espuma, el resto de las bebidas no se quedan atrás…

Si quieres continuar leyendo este texto que pertenece a la edición de julio 2019 de la revista T21, te invitamos a dar clic en este link.

Comenta y síguenos en Twitter: @XanathLastiri / @GrupoT21