Defender a operadores ante COVID-19 en México y el mundo

La pandemia por COVID-19 (coronavirus) ha orillado a todos a reinventar los protocolos de seguridad en todos los ámbitos y niveles, pero desde el autotransporte y la logística ya comienzan a homologarse, aunque no de forma oficial, algunas prácticas para la protección de los operadores y la cadena de suministro.

De acuerdo con Gabriela Sampedro, consultora de la División de Transporte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), “si bien es cierto que muchos supermercados enfrentaron el desafío de estanterías vacías, debido a la expansión del coronavirus y la incertidumbre causada por el confinamiento, la cadena de suministro continuó operando”.

Por lo anterior, Sampedro expuso las diversas medidas que se han establecido en distintos países para que transportistas y operadores se informen y adopten las prácticas posibles para que continúen operando de manera segura.

La también especialista en logística mencionó que la Comisión Europea ha indicado que las empresas transportistas son responsables de suministrar gel desinfectante y jabón a los conductores, además de que deben realizar su documentación vía electrónica, así como la sanitización de sus unidades luego de de ser usadas.

En ese sentido, en México, la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), así como las transportistas comenzaron a emitir y adoptar iguales medidas, sin embargo, fue hasta que el gobierno mexicano declaró al transporte de mercancías como actividad esencial que se dio el banderazo a las inspecciones en carretera de manera oficial por parte de las autoridades.

Cobertura especial: COVID-19 y su impacto en la cadena de suministro

En el caso de España, se determinó una lista de restaurantes y hoteles para ofrecer servicios a trabajadores esenciales. Asimismo, ordenó que "los establecimientos de suministro de combustible, alimentos y centros de carga y descarga garantizaran el acceso a servicios de aseo y comida a los operadores", indicó un documento del BID.

En México no se publicó una lista de servicios para operadores, sino que han sido las propias empresas o negocios privados que por voluntad ofrecieron distintos apoyos como comida o centros para proveer agua, gel antibacterial y cubrebocas. Un ejemplo de esto fue la fabricante de camiones Daimler a través de su marca de camiones Freightliner, que, al igual que otras empresas, instaló paraderos para dotar de insumos a los transportistas.

En Italia, además de exigir equipo de protección, se establecieron turnos de trabajo entre los empleados, con el fin de minimizar el contacto, además de que determinó que durante el proceso de carga/descarga, los operadores deben permanecer en su vehículo o, por el contrario, mantener una distancia de un metro entre operadores.

En Estados Unidos, la institución de Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) recomendó no compartir equipos de protección personal; lavar y desinfectar las superficies; empacar alimentos, agua y suministros para limitar el número de paradas; mantener una distancia de 6 pies; y la facturación electrónica en establecimientos y centros de carga y descarga.

En cambio, en América Latina algunos países como Colombia, Argentina o Ecuador establecieron protocolos desde los gobiernos sobre las medidas sanitarias para el transporte de carga. En ese sentido el documento del BID destacó el “Plan de Emergencia en el Transporte Terrestre Automotor de Pasajeros y de Cargas- Covid-19”, del gobierno de Argentina, que además estableció como medida obligatoria la selección de personal para operar conforme a las medidas determinadas por los centros de salud.

En contraste, en México, el protocolo establece que "se debe aislar y retener a la persona enferma y avisar a las autoridades sanitarias más cercanas. El conductor debe llenar y firmar el cuestionario de identificación de factores de riesgo, que contiene información de qué ciudades visitó en los últimos días, si ha estado en contacto con algún sospechoso de contagio, entre otros. Si se requiere mover el vehículo del operador, la cabina deberá ser sanitizada completamente”, indicó el documento.

Cabe destacar que en México se establecieron medidas similares, pero la mayoría han sido iniciativa de las propias empresas privadas más que algún tipo de apoyo por parte del gobierno mexicano.

En resumen, "las características de los protocolos establecidos para el transporte de carga en Argentina, Colombia, Ecuador y México pueden ser de gran utilidad para el resto de los países de América Latina, tomando en cuenta las necesidades de cada nación", se lee en el documento del BID.

Comenta y síguenos en Twitter: @XanathLastiri / @GrupoT21

  • Consulta la edición electrónica de la revista T21 de junio en este link
  • Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21
  • Solicita tu suscripción a la revista impresa en: suscripciones@t21.com.mx