Remolques inteligentes, la nueva era del transporte de carga

Más que una actividad comercial, el transporte de carga ha sido un pilar fundamental en la evolución del hombre a través de la tecnología, desde el tameme, los caballos y las carretas hasta los grandes camiones que hoy se conocen, pero ahora se aproxima una nueva era, la de los vehículos eléctricos y los remolques inteligentes.

De acuerdo con Gerardo López Lozano, fundador y consejero comercial de Entorno Industrial, desde 1913 (cuando los automóviles comenzaban a circular), la necesidad, la innovación y el gusto por tener un vehículo automotriz se fue permeando en la sociedad hasta desplazar por completo los primeros indicios del transporte de carga siendo esta la antesala de la introducción de los remolques, los cuales han evolucionado conforme avanza la tecnología en los tractocamiones, aunque no precisamente de manera paralela.

“Los remolques inicialmente eran menospreciados, eran cajas con ruedas, plataformas, volteos, tenían su eje y algún elemento de frenos, ya después tuvieron una suspensión, pero por muchos años se mantuvieron estáticos y nada más eran eso y el que brillaba por bonito era el tracto”, explicó durante el webinar Remolques Inteligentes, organizado por el Consejo de Mantenimiento y Transporte (CMT) México.

Pero poco a poco las necesidades de la carga fueron creciendo y diversificándose, por lo que ahora “hay tantos tipos de remolques como mercancía que se transporta”, agregó.

Actualmente además de identificarse por el tipo de carga también se distinguen por su función logística, de tal manera que se fabrican cajas secas, encortinados, con lona tipo tunel, con quemadores, cajas refrigeradas, tolvas cementeras y de graneles o volteos, entre otros.

“El remolque ha adquirido una nueva importancia, ya que es ahí en donde se lleva la carga que se transporta, que es a veces más valiosa que el equipo de transporte, por eso actualmente el desarrollo tecnológico ha alcanzado al remolque”, expuso.

Con base en datos del CMT, en 2019 se registraron 6 millones de remolques en Estados Unidos y se prevé que esta cifra incremente 42% hacia 2022.

En tanto, en México en 2019 se registraron en 537,813 unidades de arrastre, entre remolques, semimolques y grúas, mientras que se contabilizaron 561,061 tractocamiones.

Y esta tendencia continuará a diferentes ritmos conforme al desarrollo tecnológico de los vehículos y la capacidad de su implementación en cada país, ya que los remolques inteligentes elevan la eficiencia de las flotas, brindan mayor seguridad, reducen el consumo de combustible y costos, entre otros beneficios.

Algunas características y ventajas de los remolques inteligentes son:

  • Localización en tiempo real.
  • Monitoreo de la velocidad y dirección.
  • Monitoreo del peso.
  • Sistemas de distribución y volumen de la carga.
  • Sistemas para puertas.
  • Estado de luces.
  • Medición de presión y temperatura de las llantas.
  • Monitoreo de kilometraje y programa de mantenimiento.
  • Sistema para reducir tiempos muertos mejorando ingresos.
  • Monitoreo de temperatura de rodamiento.
  • Monitoreo de temperatura dentro de la caja.
  • Batería de larga duración energizada por una celda solar.
  • Rastreo por red celular.

También destacan:

  • Defensas laterales técnicamente operadas.
  • Deflectores laterales.
  • Cámaras laterales de resolución.
  • Sensores laterales de detección de personas, ciclistas, vehículos y motocicletas.
  • Luces de posición trasera.
  • Frenos de disco.
  • Frenos ABS.
  • Ejes levantables.
  • Alerones.

Todos estos dispositivos y sistemas actualmente se fabrican en México. En tanto, en Europa, desde 2018 Volvo presentó “El Remolque del futuro”, un equipo autónomo, por lo que no requiere cabina y se utiliza en Suecia en centros de distribución y parques industriales para distancias cortas.

Comenta y síguenos en Twitter: @XanathLastiri / @GrupoT21

  • Consulta la edición electrónica de la revista T21 de noviembre en este link
  • Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21
  • Solicita tu suscripción a la revista impresa en: suscripciones@t21.com.mx